PELIGRO: Prendas sintéticas

Por Cristina Sebastián, naturópata y coach de vida y hábitos saludables.

Vivimos en un mundo lleno de amenazas para nuestra salud. Está claro que no podemos estar pendientes de todo, porque acabaríamos obsesionados. Pero no está de más estar informados y al tanto de los peligros que nos acechan por todas partes, y hacer todo lo que podamos por evitarlos, en la medida de lo posible. Hay cosas contra las que poco podemos hacer, en los tiempos que que vivimos. Contra la polución no podemos hacer nada, si residimos en una gran ciudad. Irse a vivir al campo no está al alcance de todo el mundo.

Tampoco lo está el evitar usar ordenadores y móviles, por la radiación a la que nos exponen. Si te hacen falta estos aparatos para trabajar, no te queda otra. Hay otras, sin embargo, que tienen fácil solución hoy en día, si verdaderamente somos conscientes de nuestra salud y el medioambiente. Podemos dejar de consumir alimentos artificiales, cargados de ingredientes químicos, y adaptar una dieta más natural. Podemos consumir productos ecológicos, y así evitar los peligrosos pesticidas.

Podemos dejar de consumir productos de origen animal, porque no solo no son saludables, sino que en nuestros días son aún peores, cargados de antibióticos, hormonas, drogas de todo tipo, etc. Asímismo, podemos dejar de usar productos de aseo personal y limpieza del hogar ordinarios, verdaderas centrales químicas para nuestro organismo, en el que penetran todos esos ingredientes irreconocibles para el. Tenemos la opción de usar productos naturales, sin química añadida, que cuiden nuestra piel y no nos llenen de venenos que penetran por nuestros poros.

Sin embargo… ¿quien se preocupa hoy en día de la ropa? ¿Que sabemos de la ropa que usamos? Parece inofensiva, ¿no? Pues no. Hoy en día la mayor parte de ropa que compramos está fabricada con materiales sintéticos. Antiguamente, se usaban solo materiales naturales como el algodón y el lino. Fué a partir del 1900 en adelante, que se empezaron a fabricar prendas en materiales sintéticos comoel Nylon y el Rayón. ¿Y cual es el problema? – os preguntáis -. Pues el problema es uno muy grave: esos materiales sintéticos contienen, en la mayoría de los casos, ingredientes químicos verdaderamente peligrosos, que en contacto con la piel, liberan las sustancias dentro de nuestro organismo, pudiendo causar todo tipo de problemas dermatológicos, como poco, alergias, y hasta cáncer.

Cuando la piel -nuestro órgano más grande- absorbe toxinas, éstas no pasan a través del hígado -el órgano responsable de eliminarlas-, así que pasan directamente a nuestro organismo sin ser atacadas. La piel elimina una gran cantidad de toxinas. Pero si usamos fibras creadas con derivados del petróleo, éstas sofocan nuestra piel y le impiden respirar, impidiendo la liberación de toxinas. De esta manera, el usar fibras sintéticas contribuye a la acumulación de tóxicos que todos en el mundo moderno llevamos dentro.

Cuando esta acumulación llega al límite, da origen a enfermedades, que pueden llegar a ser muy graves. Algo que parece tan inocente, está contribuyendo a que un día podamos padecer una enfermedad. La trillonaria industria textil hoy en día usa más de 8000 químicos sintéticos en la fabricación de ropa. Y por supuesto, no nos van a avisar de sus peligros potenciales. ¿Y cuales son esos elementos químicos tan peligrosos?
Aquí os dejo una relación de los peores, para que a partir de ahora, os fijéis bien en las etiquetas.

Un material muy dañino, el FORMALDEÍDO, se encuentra en las siguientes prendas:

  • Cuidado fácil — Prendas sin arrugas, y que no encogen. Todas tiene formaldeído.
  • Repelentes del agua y aceite — Fluoropolimeros (como el Teflon). Prendas “waterproof”
  • Retardantes de llamas (muy usados en prendas para niños y bebés, pero muy peligrosas para su salud, de otra manera!
  • Químicos antibacterianos y antifúngicos (Triclosan y nanopartículas). Prendas anti-moho, anti-humedad, y anti-perspirantes. Cuidado con lo NANO!
  • Usado también en tintes, para prevenir que se corra el color.

Todos estos materiales son peores cuando hace calor y hay humedad. Tus poros se abren y dejan pasar más y más veneno que penetra todo tu organismo. Los materiales retardantes de fuego son extremadamente peligrosos en contacto con la piel de niños y bebés. El hecho de que algunos niños mueran por incendiarse su ropa es horrible y muy triste. Pero comparado con los millones de niños que pueden morir y mueren por venenos que penetran su piel, la cifra es muy pequeña.

De acuerdo con la Comisión de consumidores para la seguridad de productos, del Centro Nacional de Quemados en Estados Unidos, solo 36 niños al año sufren heridas por incendiarse su ropa de dormir. Sin embargo, el peligro sigue ahí para muchos millones de ellos, que están expuestos a los temidos químicos cancerígenos en la ropa. El retardante de llamas “Tris brominado” apareció en 1970. Estudios que midieron su presencia en orina, demostraron que era de rápida absorción.

El TRIS BROMINADO es un mutágeno, que causa cáncer y esterilidad, dañando el ADN. Este químico se prohibió en prendas de niños en 1977, sin embargo sigue estando presente en cunas, carritos, y otros materiales para bebés. Las prendas sintéticas de hoy en día contienen una nueva generación de retardantes de lamas, que resisten más de 50 lavados. Estos químicos están presentes también en todo tipo de ropa de adultos, uniformes, deportiva, etc.

Otras prendas, como el POLIÉSTER, pueden causar infertilidad en hombres, debido a que atrapan el calor del cuerpo, impiden la respiración de la piel, e incrementan la absorción de tóxicos, rebajando la cantidad y calidad de esperma, hasta producir total infertilidad. Esto no sucede con el algodón.

En mujeres, los sujetadores sintéticos, especialmente los restrictivos y los de aros, interfieren con el sistema linfático, que se encarga de deshacerse de las toxinas acumuladas en las mamas y nódulos linfáticos, y ayuda a prevenir el cáncer de mama. La doctora Anna Marie Clement, en su libro “Killer Clothes” (ropas asesinas), aconseja a las mujeres usar el sujetador lo menos posible, y sobre todo no usar los de aros y los muy apretados.

En deportistas también se han comprobado los daños que pueden causar las prendas sintéticas. En estudios quedó muy claro que la ropa deportiva sintética causa “fatiga del músculo”, que puede significar la diferencia entre ganar y perder en la competición. Otro peligro que pasa desapercibido es la carga electrostática que se acumula por el roce de distrintas prendas sintéticas.

En definitiva, la ropa no es lo inofensiva que pensamos. Usar ropa sintética con materiales impregnados de químicos peligrosos es tan perjudicial para nuestra salud como usar cosmética personal con ingredientes químicos tipo parabenes, o productos de limpieza del hogar tóxicos. Hoy en día se encuentra ropa ecológica en muchos sitios.Como antíguamente. Ropa de algodón, lino, cáñamo, y otros materiales naturales.

Como siempre, nuestro consejo es, cuanto más natural posible, mejor. La naturaleza, tanto para alimentarnos como para vestirnos, nos provee de todo lo que nos hace falta, sin necesidad de recurrir a fabricaciones artificiales cargadas de elementos tóxicos peligrosos. Cuanto más sencillo, más sano. Dentro de la medida de lo posible, debemos reducir al máximo la cantidad de elementos sintéticos y químicos que usamos en nuestra vida diaria. Son demasiadas amenazas, como para no prestarles atención a cada una de ellas, ya que nos las encontramos continuamente en nuestra rutina diaria, y se van acumulando en nuestro organismo sin que nos demos cuenta.

Os dejo con una guía de Greenpeace para comprar artículos limpios:
http://www.istas.net/risctox/gestion/estructuras/_3136.pdf

Un artículo interesante:
http://www.greenpeace.org/espana/es/news/2012/November/Greenpeace-encuentra-sustancias-toxicas-peligrosas-en-ropa-de-grandes-marcas-de-moda/